El supremo nos da la razón ante tanta sinrazón

abril 26, 2012 1 comentario

El Supremo dice que no se puede aumentar alumnos por clase por encima de límite legal‏ .

Quizá sea  hora de sumarnos a la desobediencia civil y no aceptar en nuestros centros más alumnos en clase que los que la ley marca. Insumisión, si, como Espe. Pero esta vez, en serio.

Andalucía

Por Magisnet

Última actualización 25/04/2012@13:21:24 GMT+1
El Tribunal Supremo (TS) ha dictaminado que “no es posible” que un juzgado admita aumentar la ratio de alumnos por clase por encima del límite establecido por la Ley Orgánica de Educación (LOE), que fija un número máximo de 25 alumnos por aula para la Educación Primaria y de 30 para la Secundaria.
Así lo señala el alto tribunal en una sentencia, a la que ha tenido acceso EFE, en la que fija doctrina y admite el recurso de la Junta de Andalucía contra las resoluciones anteriores que habían dado la razón a los padres de un menor que no fue admitido en el Colegio concertado “San Antonio María Claret” de Sevilla, y ordenaron la admisión del niño en este centro escolar. El Supremo respalda los argumentos de la Junta de Andalucía, la Abogacía del Estado y el Ministerio Fiscal, que coinciden en resaltar la “imposibilidad” de flexibilizar el número de 25 alumnos por aula en Primaria y 30 en Secundaria tanto bajo la vigencia de la actual LOE de 2006 como de normas anteriores como la Logse, que fijaba el mismo límite.Así, la sentencia del TS recuerda que el derecho fundamental a la educación protegido en la Constitución se encuentra modulado por el legislador limitando el número de plazas escolares por aula y estableciendo unos requisitos tasados para poder optar a las plazas ofertadas cuando no sean suficientes. Además recuerda su propia doctrina y la del Tribunal Constitucional al resaltar que el derecho de los padres a decidir la formación religiosa y moral que sus hijos han de recibir es “distinto” del derecho a elegir centro docente, aunque la selección del colegio sea también un modo de elegir determinada Educación religiosa.”La limitación, por prescripción legal, de la ratio de alumnos por curso ha gozado, pues, de cobertura en la interpretación constitucional”, afirma la sala de lo contencioso-administrativo del Supremo. En este sentido, considera que cualquier discrepancia con tal regulación habría de comportar el planteamiento de una cuestión constitucional por parte del juez y no una interpretación “que llevara aparejada la preferencia de los derechos de los padres” sobre las leyes establecidas “so pretexto de una lesión de un derecho constitucional”.

Así, el Supremo reprocha al juzgado de lo contencioso que admitió el recurso de los padres en 2008, y al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que confirmó en 2010 esa resolución, que hayan dejado de aplicar una disposición de rango legal sin cuestionar la constitucionalidad de la norma “con grave quebranto del equilibrio en la admisión de alumnos querida por el legislador”. La doctrina que fija el Supremo es que “no es posible el aumento judicial de la ratio para educación primaria en los centros escolares sostenidos con fondos públicos por encima del límite fijado” por la LOE “con fundamento en el derecho a la libre elección de centro escolar ni en el derecho de los padres” a que los hijos reciban educación religiosa acorde a sus propias convicciones.


Manifestación el 29/04

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡¡¡¡PUES IR A LA MANI!!!!

CON LA EDUCACIÓN Y LA SANIDAD 

NO SE JUEGA

Manifestación

29 de Abril de Neptuno a Sol, 12:00


¡¡Acude!!


 

 

 

Convocada Mesa sectorial

Andalucía en pie de guerra

abril 23, 2012 2 comentarios

http://www.europapress.es/sociedad/noticia-interinos-plantean-iniciar-huelga-hambre-oposiciones-docente-andalucia-celebren-20120423175515.html

La Plataforma de Interinos y Aspirantes por la Educación Pública está planteándose iniciar un encierro e incluso una huelga de hambre a partir de la próxima semana con el fin de exigir una rectificación al Gobierno central que permita la celebración de las oposiciones docentes en Andalucía en junio de 2012, tal y como estaban previstas antes de que el viernes fueran recurridas ante el Tribunal Constitucional (TC) por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de este colectivo, Alejandro Sánchez, ha señalado que la impugnación de esta convocatoria no responde a motivos legales o jurídicos como ha aducido el Gobierno de la Nación sino a “una persecución política contra los andaluces por no votar lo que ellos no esperaban”. Ante ello, y debido a la “desesperación” de algunos aspirantes, que incluso han dejado sus trabajos por prepararse para este proceso selectivo, están planteándose iniciar un “encierro indefinido o incluso una huelga de hambre” como medida de presión.

“Estaremos en la calle porque no tenemos ningún tipo de esperanza de que esto mejore y somos conscientes de que el Tribunal Constitucional va a darle la razón al Gobierno central porque la mayoría del TC es conservadora”, señala Sánchez tras ser preguntado si confían en la posibilidad de que las oposiciones se celebren a partir del mes de septiembre en caso de que esta institución judicial levante la suspensión de la convocatoria dentro de cinco meses, que es el plazo que tiene para decidir al respecto.Image

Educación 2014

Este vídeo, realizado por un estudiante de bachillerato en el otoño del 2011 cada vez es más actual.

 

Comunicado red verde

La sanidad y la educación públicas, universales y gratuitas son dos pilares
fundamentales que contribuyen de manera decisiva a la igualdad y a la justicia
social, valores sobre los que dice asentarse nuestra sociedad democrática.
Much@s trabajador@s de la sanidad y educación públicas de Madrid llevan tiempo
luchando contra la degradación de sus trabajos (reducción de plantillas,
masificación, congelación o reducción de sueldo…), como cualquier trabajador tiene
derecho. Ahora bien, much@s hemos luchado además contra su consecuencia más
desastrosa: la degradación de esos servicios públicos y, consecuentemente, la
agresión contra los principios de igualdad y justicia social implicados. La
privatización, cada vez más acelerada y menos encubierta, de éstos no ha de
considerarse una agresión más, sino directamente un atentado contra las bases
mismas de la sociedad. Nuestra lucha es una lucha tremendamente simbólica: la que
defiende un modelo integrador en los aspectos más básicos de la convivencia, salud
y formación, frente al “cada uno que se busque la vida”. No olvidemos que los
servicios públicos son un bien común, sostenido con el trabajo de todos, no
propiedad particular (enajenable) de una casta de políticos, por mucha
representación parlamentaria que puedan tener.
Luchamos pensando en aquellas personas, la mayoría de los trabajadores (incluidos,
muy especialmente, sus hijos y las personas mayores), para los que los sistemas
públicos de salud y educación constituyen la base misma de su “calidad de vida” y
de su sentimiento de pertenencia a una comunidad justa. No puede haber ningún
motivo para reducir a mínimos vergonzosos, cuando no directamente a eliminar,
estos servicios.
Así por lo menos lo entendemos tod@s aquell@s trabajador@s de la sanidad y la
educación que, desde las asambleas de nuestros puestos de trabajo, venimos
organizándonos para hacer frente a estas (y venideras) agresiones. Por eso, desde
la Coordinadora de Asambleas de Docentes Red Verde y desde la Coordinadora
Asamblearia de Trabajador@s de Sanidad (MATS-Madrid) creemos oportuno
coordinar los esfuerzos en defensa de los numerosos objetivos comunes. Desde
este momento nos proponemos trabajar en común en todas aquellas iniciativas,
movilizaciones y acciones que tengan como fin primordial la defensa de los servicios
públicos.
Animamos a tod@s aquell@s trabajador@s que comparten estas ideas a que se
sumen activamente a las asambleas, para ir formando una fuerza alternativa desde
las bases realmente comprometida.
extensión.mareaverde@gmail.com
Coordinadora de Asambleas de Docentes
Red Verde

Categorías:Uncategorized

Comunicado de Ciudadan@s por la Educación pública frente a los recortes

¿De qué educación es ministro el Ministro?

 

La asociación Ciudadan@s por la Educación Pública manifiesta su preocupación ante el grave retroceso democrático que entrañan los últimos recortes en educación y hace un llamamiento a la sociedad civil para que no claudique.

 

 

3000 millones de euros menos de inversión en educación. Aumento ya insostenible del número de niñas y niños por aula (30 en primaria; 36 en secundaria obligatoria; más de 40 en bachillerato). Disminución del tiempo que los profesores podrán dedicar a cada una de sus clases, a cada uno de sus grupos, a cada uno de sus estudiantes. Bajas de quince días que no se cubrirán.

 

Sin embargo, como ciudadanas y ciudadanos comprometidos con la defensa de la educación pública, con la defensa y mejora de la educación a secas, nuestra preocupación se ha redoblado a la vista del aplomo con que el Ministro de Educación se ha apresurado a subrayar que estas medidas “no suponen un perjuicio directo, ni siquiera indirecto a la calidad de la enseñanza”.

 

Supongamos por un momento que no hay en estas palabras asomo de cinismo. Supongamos que el Ministro las dice de buena fe; que lejos de estar angustiado por unos recortes impuestos está convencido de que estas medidas no han de despertar resistencias en las comunidades autónomas “porque son de sentido común, porque no perjudican sustancialmente a la calidad de enseñanza”.

 

¿De qué calidad y de qué enseñanza está hablando el Ministro? ¿Qué tipo de educación es insensible a una reducción tan devastadora del número de profesores?

 

Solo un modelo transmisivo, distante, autoritario y frío de enseñanza puede permanecer inmune a estos cambios: una enseñanza que renuncia de antemano al encuentro interpersonal, al trabajo cooperativo, a la deliberación argumentada. Un modelo de enseñanza –que no de educación- que copia su liturgia de otras instituciones en las que no hay espacios para la investigación, la creatividad, la mirada crítica. En que no hay nada que innovar porque todo está dado de antemano.

 

Porque si de lo que se trata es de abrir abismos entre mesas y tarimas; si de lo que se trata es de que hable el maestro y escuchen los alumnos y no de que nuestras hijas e hijos puedan ser también escuchados y dialogar entre ellos; si de lo que se trata es de asumir un saber ya consagrado y no en construcción, un saber disciplinar y no transdisciplinar y globalizado; si de lo que se trata es de llenar cabezas sin necesidad de mirar a los ojos; de cabalgar velozmente por temarios interminables en la esperanza de que lo que el maestro enseña sea lo que los estudiantes aprenden; de acatar la palabra del Libro sin necesidad de manejar y contrastar otras fuentes; si de lo que se trata es de desfilar uniformemente al paso que otros nos dictan… ¿para qué distribuir en grupos de veinte si en el anfiteatro caben dos mil?

 

Es precisamente la despreocupación del Ministro, su indiferencia ante el efecto de los recortes anunciados, lo que nos hace temer que lo peor esté aún por venir: “Son medidas realistas y conmesuradas”; “son”, citamos textualmente, las medidas necesarias “para que en su momento se pueda desarrollar una reforma educativa”.

 

No queremos avanzar vertiginosamente hacia atrás. La educación de hace veinte, cuarenta, sesenta años, educaba para el mundo de entonces, pero ese no es ya nuestro mundo. El mundo laboral de nuestro tiempo –y nuestra vida en común- necesita gente autónoma, creativa, capacitada para el trabajo en equipo. Personas que no se limiten a ejecutar instrucciones ajenas, sino que sepan afrontar los problemas –que son siempre nuevos e inesperados –y que sepan hacerlo a través del diálogo con los demás. Necesitamos hombres y mujeres con preparación, sensibilidad e imaginación. Solo así contribuiremos a educar personas dispuestas a conformar una sociedad más libre, más justa, más solidaria, más compasiva que la actual.

 

Pero es que, además, una nueva brecha de injusticia social ha quedado abierta por la brutal subida de tasas universitarias recién anunciada lo que, sumado a la drástica reducción de becas, no asegura ya que en nuestras universidades se formen quienes deseen hacerlo y estén dispuestos a emprender esa etapa con dedicación y provecho, sino, sencillamente, quienes puedan pagarse esos estudios. Creíamos haber dejado atrás los tiempos en que el nivel de instrucción de una persona venía determinado por el contexto familiar de origen y, sin embargo, esas sombras empiezan a abrirse paso entre nosotros.

 

Por todo ello, como estudiantes de ayer y hoy, como docentes de los diferentes tramos educativos, como familias, como ciudadanía en general, hemos de asumir la responsabilidad que como sociedad civil nos corresponde. No renunciemos a innovar, a cuestionar, a debatir, a construir. Demos la espalda a unos estándares de evaluación que no son los nuestros. Reflexionemos acerca de qué le pedimos a una “buena educación” y trabajemos por ella. Está en juego la felicidad de las personas y la salud democrática de nuestro país. No nos resignemos, no nos fracturemos, no claudiquemos.

 

 

 

 

 

 

Ciudadan@s por la Educación Pública: http://www.yoestudieenlapublica.org

Categorías:Uncategorized
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.